HOME CURRICULUM PUBLICACIONES DOCENCIA
   

ALIANZAS ESTRATEGICAS
NOTAS DE ACTUALIDAD
PANORAMA MUDIAL
PANORAMA LEGAL
COMUNIDAD
ARTE Y BIOETICA
LINKS


PUBLICACIONES
PASILLOS BIOETICOS
YO OPINO
CORREO DE LECTORES
CONSULTORIA
CONTACTO

 

 

Pasillos Bioéticos

La Asociacion de Bioética de Panamá (ABIOPAN)

ha llevado el día 3 de Agosto de 2010, a cabo un Conversatorio acerca de Las Células Inmortales de Henrietta Lacks (HeLa) y su destino. Un reto para la BIOETICA, realizado en el Auditorio de Anatomía de la Facultad de Medicina-Universidad de Panamá.
Facilitadores: Mgstra. Teresita Yanis de Arias-----Dr. Luis A. Picard-Ami

Presidenta ABIOPAN: Dra. Aida L. Moreno de Rivera
Coordinador: Dr. Luis Alberto Picard-Ami, APMC


En octubre visita la Argentina, Ole Hartling, experto danés en Bioética
Se trata del doctor en medicina de 63 años Ole Hartling, jefe del Servicio de Clínica Fisiológica del Hospital de Vejle, cuyos intereses se han dirigido hacia el costado de los problemas más humanos y éticos en ciencia médica moderna y sus aplicaciones.
Ole Hartling es  miembro del Consejo Ético habiendo sido director del mismo.
El Consejo Ético es una organización oficial danesa que debe orientar al Parlamento y autoridades sanitarias en relación a las problemáticas éticas, además de fomentar un debate sobre la tecnología biológica y genética, la que afecta al ser humano, la naturaleza , el medioambiente y la alimentación. En el mismo sentido se dirige su trabajo en  el Grupo médico de Amnesty International, el Centro de rehabilitación de víctimas de la tortura, la Cruz Roja y otras organizaciones similares. Siendo hijo de quien fuera primer ministro Poul Hartling, que durante algunos años fue Alto Comisario de las Naciones Unidas para los refugiados, no resulta extraño que Ole Hartling justamente esté interesado en estos aspectos de la sociedad moderna. Ole Hartling será acompañado por su hija Anne Sofie, quien estudia castellano.
Próximamente, el Portal brindará más información sobre su figura.
http://www.necochearadiocity.com.ar/N%20ECOCHEA.htm

Aconsejan un "cóctel de estrategias" para prevenir el sida
XVII Conferencia Internacional sobre el Sida.
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1036492

Pacientes cada vez más informados
CONSULTAN MÁS Y PIDEN ESTUDIOS

Problemas gástricos
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1036493


SALUD MENTAL EN LA BIOÉTICA DE NUESTRO TIEMPO
Sintetizando contenidos de dos mesas redondas  en las XI Jornadas Argentinas y Latinoamericanas de Bioética en la ciudad de Rosario, organizadas por la Asociación Argentina de Bioética durante los días 20 y 21 de noviembre de 2006.-

Autora:      Dra. Alicia I. Losoviz

PARTE 1°

Bajo el lema de “El hombre y su medio en la Bioética de nuestro tiempo” la Asociación Argentina de Bioética ha desarrollado las XI Jornadas Argentinas y Latinoamericanas de Bioética en la ciudad de Rosario, durante los días 20 y 21 de noviembre de 2006.

Cuatro conferencias plenarias, dos mesas redondas y lectura de trabajos libres, han permitido generosos intercambios de ideas acerca de las inquietudes “bioéticas” que hoy día movilizan a nuestra comunidad profesional y sociedad toda.

Me permito citar algunas ideas que he expuesto como coordinadora en la introducción al Panel titulado “Salud mental en la Bioética de nuestro tiempo: Enfoques disciplinares”. Expositores: Dres. César  A. Cabral, Dr. Sergio Cecchetto,  Dra. María Isolina Dabove. Coordina: Dra. Alicia Losoviz.

En un momento en que la Medicina de la Evidencia  marca impúdicamente los rumbos de las acciones del equipo de salud, es importante realzar los fundamentos de la Bioética en el intento de delinear acciones que conlleven tanto un espíritu de valor moral, como una dimensión de salubridad psíquica por parte de los sujetos intervinientes.

Al no disponerse siempre de respuestas unívocas ante ciertos problemas en medicina, resulta de interés analizarlos con la metodología que la Bioética propone, en unión a conceptualizaciones de Salud Mental, Psicopatología, Psiquiatría o Psicoanálisis. No es lo mismo un conflicto psicológico que un conflicto de valores, ni es lo mismo un problema biológico que un problema moral. Mientras que un conflicto quedaría vinculado a tensiones creadas en el mundo anímico de las personas, un problema, según el diccionario de la Real Academia Española queda definido como aquel conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de algún fin.

Debido al notable avance de la biotecnociencia en los últimos cincuenta años, los problemas morales que se plantean en la práctica médica son de mayor relevancia que en épocas pasadas.

Es recomendable que ante controvertidas tomas de decisión, también sean tenidos en cuenta los componentes de salud mental de las personas, máxime cuando se producen novedosos cambios de referentes como sucede con temas de sexualidad, inicio o final de la vida, posibilitados por las nuevas tecnologías, lo cual modifica el paradigma de la interpretación médica de la enfermedad.

Debe tenerse presente, que si ciertas demandas de los pacientes en lugar de ser encausadas hacia un lugar de interpretación en el plano de la palabra, quedaran directamente emplazadas hacia resoluciones fácticas desde el plano tecnocientífico, podría estarse encubriendo la existencia de alguna patología psiquiátrica con los efectos derivados.

La gran aventura de las medicinas genómica, molecular y regenerativa así como la reproducción asistida con particular apoyatura en la tecnología genética, introducen al difícil arte por parte del profesional de saber formularse con cautela ciertos diagnósticos linderos con lo humanístico,  acerca del malestar por el cual se ha consultado. Es importante orientar cabalmente las acciones profesionales (que en ciertos casos también pueden ser omisiones u abstenciones) en el espíritu de una verdadera atención psico-física.

En otros términos, la acción que el profesional genere no debe quedar atravesada por el famoso imperativo categórico, de un hacer despojado de reflexión, sino que debe propender a una acción basada en la reflexión crítica correspondiente, en tanto exista por parte del profesional la habilidad de llegar a formularse las coherentes preguntas del caso integrando en dinámica construcción,  otras variables psico-socio-culturales del acto médico.

También es fundamental que enfrente su propia conciencia moral, así como una criteriosa evaluación de consecuencias aplicable sobre la misma persona del paciente o hacia terceros, en tiempos del presente o previendo consideraciones del futuro.

Los conocidos Principios Bioéticos y llamadas Reglas Morales abren desde sus conceptualizaciones a nuevos sentidos, en cuanto la interpretación de la calidad de intervención sobre la vida humana.

En conjunto, más allá de la particular situación clínica del caso planteado siempre habrá una  historia humana de dolor y conflicto a ser rescatada. Los claroscuros del mundo anímico de una persona, no siempre permiten que el sujeto protagonice una decisión desde fundamentos que coincidan en verdadera integración racional y emociones que no siempre son concientes. Por tanto, los recursos requeridos en el ejercicio de la medicina implican que junto a la formal posesión de conocimientos científicos e idónea habilidad en el manejo de procedimientos técnicos, coexista el sustancial arte de saber escuchar, a sabiendas de lo difícil que a veces resulta decodificar el mensaje de Otro, pues la experiencia indica que no todo lo que el paciente explicite es lo que desearía comunicar al profesional, en aras de un padecimiento que también es psíquico.

En definitiva, la Bioética tiene que ver con un sistema de argumentación en donde la sustancia de lo que se habla es lo moral. Y donde por detrás de toda conducta moral, nos topamos con el psiquismo de las personas, en correlación con las singularidades que el respectivo funcionamiento mental comporta.

PARTE 2°

Describiré a continuación otros momentos del desarrollo de la Jornada, por ejemplo cuando el Dr. Miguel Kottow (Chile) en el marco de su exposición se refirió entre otros conceptos a las implicaciones de la confrontación ética en investigación científica, definiendo el concepto de Peligro, como “la amenaza natural de daño” y el de Riesgo, como “la amenaza de daño derivado de una decisión humana”.

Por su parte, el Dr. José A. Mainetti afirmó que no puede negarse el giro antropológico de la Bioética y formuló asimismo la pregunta de si es lícito cambiar la propia naturaleza biológica del cuerpo humano en su condición más íntima, cuando la implementación de tecnologías hoy permite hacerlo.

La Dra. Ana M. Di Lonardo refirió en su conferencia que la medicina ha devenido molecular en sus formas genómica, transcriptómica y proteómica y que en la actualidad, junto a la preocupación sobre el uso/abuso de los datos genéticos se producen enfrentamientos en los desarrollos de la patología molecular predictiva. Otro tema que introdujo es el de la fármacogenética,  prometedora del ADN medicamento como nuevo producto comercial, si bien se prevé que el mismo conducirá seguramente al problema de equidad/inequidad en lo que hace a la distribución de recursos en salud.

Una de las  interesantes controversias surgidas durante la discusión general estuvo planteada por el Dr. César A.Cabral  quien manifestó que el ser humano no es explicable en términos meramente deterministas. Que si bien el hombre es producto de la biología, también es un ser de cultura y viene a depender de la influencia del entorno social; refutando así la exclusividad del determinismo genético, ante el presupuesto de que las técnicas de manipulación genética, pudieran controlar el funcionamiento de los organismos como una colección de genes y no como un sistema integrado bio-tecno-cultural (como yo misma lo he sugerido en un artículo de mi autoría).

A partir del descubrimiento de la doble hélice del ADN  en 1953, ante el supuesto de que muchos problemas pudieran ser simplemente resueltos mediante la identificación y manipulación de genes también fueron formulados otros riesgos en el mundo científico actual. Ni que hablar si las aplicaciones biomédicas del Proyecto Genoma Humano fueran prometedoras de una panacea sin límites. El Dr. Cabral recordó en una intervención en este sentido, que los peligros de abrir esta Caja de Pandora ya fueron planteados en la Declaración de Asilomar (1975) la que reclamaba una moratoria en la ingeniería genética, hasta que se establecieran pautas de regulación apropiadas.

Por otra parte, en el panel interdisciplinario sobreProblemas Regionales en Bioética” , quedaron explicitadas inquietudes acerca de problemas de inequidad en el orden de lo social, en cuanto modelos de atención de salud, amenazantes de programas sanitarios y obstaculizadores de derechos humanos y en una triple dimensión: ética, jurídica y política.

CONCLUSIONES

Son múltiples las disquisiciones que se agitan en nuestra compleja sociedad biotecnologizada.

Pensando que todas las acciones y valores que son útiles para el hombre se inscriben en procesos culturales con intenciones sublimatorias,  configurando un patrimonio dotado por actividades psíquicas superiores, sean éstas científicas, artísticas o ideológicas, concluiré este comentario enfatizando que la ética de la que hablamos debe proporcionar criterios de valor para la significación de los hechos. Un criterio de responsabilidad en bioética, es asumir que los problemas emergentes en medicina deben ser analizados desde las cuestiones morales y psicopatológicas, siendo las construcciones de sentido global las que finalmente darán significación a los actos, mediante la conjugación de  representaciones ligadas a emociones, vínculos, historias y valores. Debemos seguir planteándonos si lo que en definitiva no está en juego, es el destino cultural de la civilización humana.

 

RESUMEN CONFERENCIA PLENARIA del Dr. DIEGO GRACIA en VI CONGRESO FELAIBE, Argentina.
Día 28 de junio de 2007 - de 18,15 a 19,15 hs. en la ciudad de Córdoba, República Argentina.
Ver más

En marzo de 2007, el Dr. Luis Alberto Picard-Ami
ha recibido la Orden ACAP durante el XXI Congreso de la Asociación Psiquiátrica de Centroamérica, en reconocimiento al constante esfuerzo y dedicación para mantener la unidad de la psiquiatría centroamericana y por la calidad de su desempeño docente en la formación de nuevos profesionales en el área de la Salud Mental. El Dr. Picard-Ami quien es el actual presidente de la Asociación de Bioética de Panamá (ABIOPAN), también ha recibido diversas distinciones a lo largo de su trayectoria profesional.
lpicarda@cwpanama.net


 

 


 

   
Todos los derechos reservados ® - 2007
forma1.com.ar - estudio de diseño web
   
Bioética Clínica // Portal de Bioética con orientación a Salud Mental // Dra. Alicia Losoviz Directora: Dra. Alicia Losoviz Bioética Clínica // Portal de Bioética con orientación a Salud Mental // Dra. Alicia Losoviz